Tratamiento para quitar el miedo o la fobia al dentista

Hay personas que no son amantes de ir al dentista, y en pocas palabras, sienten una fobia terrible de ir al odontólogo, por lo cual, ir al dentista es la actividad favorita de muy pocas personas. De hecho, más del 45% de los británicos dicen estar ansiosos por una visita al dentista y casi el 12% tienen niveles tan altos de ansiedad que evitarían una visita durante mucho tiempo a menos que fuera una emergencia. 

Para estas personas, a las que se puede considerar que tienen una fobia al dentista, incluso la idea de una visita puede provocar sentimientos horribles y noches de insomnio. Las personas con fobia dental tienden a tener una salud oral más pobre y más agujeros en los dientes. Esto puede deberse a citas dentales perdidas, mala higiene bucal y hábitos de cepillado dental. 

Eso, en combinación con fumar, que causa la enfermedad de las encías, y el alto consumo de azúcar, que causa grandes agujeros. La mala salud bucal puede afectar la vida de las personas de muchas maneras, especialmente cuando comen, hablan y sonríen. 

La fobia dental, también conocida como odontofobia, dentofobia, miedo dental, ansiedad dental y fobia al dentista, es una condición psicológica que causa miedo irracional a los dentistas o cualquier cosa relacionada con la odontología en general. Incluso la ansiedad leve o la aversión pueden provocar un miedo total hasta que él o ella comience a experimentar fobia dental.

Varios factores pueden desencadenar el miedo dental, como ver instrumentos dentales (especialmente aquellos que tienen agujas grandes) y escuchar las herramientas en acción, como los taladros. El fuerte aroma de un compuesto dental, como el blanqueador y el eugenol, también puede alimentar el miedo, ya que los pacientes a menudo vinculan estas respuestas sensoriales con experiencias dentales negativas previas.

Cuáles son las principales causas de la Fobia al dentista

Es muy raro encontrar una persona que realmente disfrute ir al dentista. Todos saben que la atención dental preventiva y reparadora es necesaria, pero las personas aún tienen miedo de ir a una clínica dental. Además, para algunas personas, su aversión es tan grande que comienza a convertirse en una condición psicológica real. El desarrollo del miedo dental se remonta a varias razones posibles. Las más comunes incluyen:

  1. Experiencias dentales traumáticas pasadas, como una mala praxis o que haya sido lastimado por otro médico dental en el pasado.
  2. Una historia de abuso fuera de la odontología también puede desencadenar fobia dental. Ya que los miedos se manifiestan en todas las áreas.
  3. Los padres o tutores que también temen a los dentistas pueden transmitir ese miedo a sus hijos.
  4. Falta de control o sentirse impotente cuando visita a un dentista

Cómo podemos tratar la Odontofobia o Fobia al Dentista

Lidiar con la fobia dental es bastante difícil tanto en adultos como niños. Pero a veces, el miedo de un niño puede ser tan irracional que puede llevarlo consigo hasta que se convierta en adulto. Tratar con niños requiere más paciencia y experiencia. Un dentista de niños con experiencia lo sabe y está capacitado para manejar tales casos.

En caso de un adulto, este necesita dejar sus miedos a un lado y puede hacerlo, acompañando a alguien a una consulta. Si se siente muy invasivo, puede ver videos al respecto, pero tratamientos cotidianos y sencillos, nada de cirugías o errores dentales. Muchas veces, cuando este tipo de personas que experimentan el miedo por el dentista, empiezan a alimentar más su fobia viendo errores médicos, mala praxis, entre otros.

En caso de los niños, los padres pueden traer a sus hijos al dentista para un acondicionamiento previo al tratamiento. Los niños pueden usar este tiempo para familiarizarse con el consultorio dental y conocer al dentista. Durante este tiempo, el dentista puede brindarles tanta información sobre el cuidado dental y su importancia para su higiene bucal. La mayoría de los dentistas pediátricos ofrecen un pequeño regalo a los niños que han completado el tratamiento, de esta manera ayudan a que el miedo se minimice.

Otra forma de tratar apersonas con odontofobia, es por medio del sedante. Otro problema en todo esto es que algunos pacientes con fobia dental solo pueden recibir tratamiento dental si se les ofrece sedación consciente. Esto puede ser proporcionado por dentistas que tengan la experiencia y la capacitación para proporcionar este tipo de sedación. 

El gas y el aire (gas de la risa) o medicamentos sedantes como el midazolam pueden ayudar a los pacientes a sentirse más relajados y más tranquilos durante los procedimientos dentales. Para algunos otros casos, los pacientes pueden ser derivados para anestesia general, pero esto debe hacerse en un hospital.

Pero dicho esto, las prácticas especializadas y los dentistas que tratan a las personas con fobias dentales, pueden ofrecer espacios de citas más largos, a menudo tienen una larga lista de espera. Esto puede dejar a los pacientes en una situación difícil si están teniendo problemas dentales y tienen mucho dolor, pero se sienten demasiado asustados para continuar con el tratamiento estandarizado.

Otras formas de ayudar a los pacientes con Fobia al Dentista

Una opción que utilizan ciertos hospitales y prácticas es la terapia cognitiva conductual (TCC) para ayudar a los pacientes a superar su fobia dental. Un estudio anterior en el King’s College de Londres descubrió que la TCC fue muy efectiva para pacientes con fobia dental, lo que les permitió superar su miedo a visitar al dentista e incluso les permitió recibir tratamiento sin sedación.

Algo que también estamos buscando para estos pacientes es ofrecer consejos más personalizados sobre las prácticas de higiene oral, como una mejor técnica de cepillado y orientación para dejar de fumar. La esperanza es que estar armado con más conocimiento ayudará a estos pacientes a sentirse más seguros de su higiene bucal, lo que debería ayudar a prevenir más enfermedades y reducir la ansiedad asociada con cualquier consulta dental.

En última instancia, cualquier fobia puede ser difícil de manejar, pero cuando es una fobia que afecta su salud y calidad de vida cotidianas, los efectos pueden ser devastadores. Entonces, dado que la investigación muestra que algunas fobias pueden transmitirse en familias, debes tener presente que esto no se trata solo de ayudar a los pacientes de hoy, sino también de ayudar a los pacientes del mañana.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *