La visita al dentista es para muchas personas una experiencia traumática que comienza incluso antes de pisar la clínica. El miedo que buena parte de los pacientes sufre está ocasionado principalmente por el recuerdo de experiencias pasadas, lo que sumado a otros factores puede incluso devenir en auténtica fobia.

Para el doctor Octavio Cristancho, cirujano maxilofacial y Director Médico de Grupo Dental Clinics en Vélez-Málaga y Nerja, “el miedo al dentista es quizás uno de los retos más importantes a los que se enfrenta un equipo dental”.  Además de la calidad asistencial, la relación médico-paciente es uno de los factores que más valoran las personas cuando se trata de la salud, especialmente cuando la visita genera cierta intranquilidad.

Respecto a cómo detectar los síntomas de esa ansiedad, el Dr. Octavio asegura que “suele ser fácil, ya que se aprecia en el lenguaje corporal del paciente, cuando no directamente lo dicen”. En este sentido, destaca la importancia de detectar a los pacientes con ansiedad en los instantes iniciales de la visita para “ayudarles a que afronten el resto de la cita y del tratamiento con una actitud positiva”.

Miedo Multifactorial

La primera visita, el miedo a la anestesia y la cirugía son los momentos de la consulta en los que es más habitual que surjan este tipo de situaciones. En palabras del Dr. Octavio, “la primera visita es un momento en el que manifiestan su temor, a pesar de que no se les vaya a realizar ningún tratamiento. Cuando les explicamos en que consiste, la metodología y la tecnología con la que contamos para que no noten ningún tipo de molestias ni dolor suelen ir relajándose, y a medida que avanza el tratamiento y ven que realmente no les duele, van cogiendo confianza”.

No obstante, asegura que “es impresionante como pacientes que en la primera visita vienen con un grado de ansiedad y temor muy alto, con el paso del tiempo acaban viniendo a la consulta como si fueran a visitar a un familiar o un amigo”. Pese a que cada paciente pueda tener su momento de miedo, para el Dr. Octavio Cristancho el más común es el miedo a la anestesia y a los procedimientos quirúrgicos, señalando que “muchas veces, el miedo a las agujas tiene un componente irracional y conlleva grados de ansiedad muy elevados”.

 

Un ambiente relajado, tiempo y mucha información

En estas situaciones, resulta una tarea dificultosa que los pacientes sean capaces de atender a las recomendaciones de su dentista. Según el Dr. Octavio, “crear un ambiente agradable para los pacientes es fundamental para generar una sensación de confianza, y esto se consigue desde el diseño del espacio, el tipo de música o el olor que hay en la clínica”. A partir de ahí, añade, “es importante dedicar tiempo al paciente, escucharle, no ir con prisas, porque lo notan. Hay pacientes que parecen comprender todo, pero que al ir a ver a la persona encargada de darle su presupuesto y que les termina de aclarar posibles dudas, muchos confiesan que han entendido bastante menos de lo que nosotros creíamos y, a menudo, la culpa de ello la tienen los nervios. Estos pacientes suelen necesitar una segunda visita para que asimilen su problema y entiendan el tratamiento que debemos hacerles; en muchas ocasiones se trata de pacientes que han dejado su salud oral de lado como consecuencia del miedo”.

Por otro lado, destaca que “en términos generales, cuanta más información reciba el paciente sobre su salud y las posibilidades de tratamiento, menor es el miedo. Es crucial no sólo la labor del odontólogo sino del resto del equipo dental. No podemos cambiar una mala experiencia en el dentista pero sí modificar los pensamientos y el aumento de la capacidad de control. En este sentido, es muy importante que el paciente perciba que el profesional sabe de lo que habla, tenga un trato humano y transmita seguridad al comunicar”. Por tanto, “el intercambio de información entre el paciente y el dentista debe ser cuidado con esmero. Hay que dejarle hablar, hacerle preguntas, sonreír, repetir lo que explicamos cuantas veces sean necesarias para resolver las dudas que le puedan surgir”.

 

La tecnología, al servicio del bienestar del paciente

Para reducir la ansiedad a las agujas, el Dr. Octavio Cristancho recomienda hablar con el paciente, intentar relajarle y distraerle. “La conversación continuada desempeña un papel muy importante para logarlo”. No obstante, la tecnología y nuevos métodos como la sedación consciente o la aplicación de anestesia tópica, ofrece a los profesionales la posibilidad de provocar de una forma más rápida un mayor bienestar.

“En Grupo Dental Clinics son muchos los casos tratados con éxito con la técnica de sedación consciente. Hace ya varios años que esta nueva técnica se incorporó a nuestra red de clínicas, esencial a día de hoy para tratamientos como la colocación de varios implantes, injertos óseos, elevación de senos, etc., que resultan así mucho más cómodos para el paciente y para el dentista que lo realiza.

También, para disminuir al máximo la molestia de uno de los procedimientos más temidos por los pacientes, como es la administración de la anestesia local, Grupo Dental Clinics usa anestesia tópica, un gel que se aplica antes de la anestesia local, reduciendo así el dolor de la inyección. Lo que sería “preanestesiar” la zona.

Según el Dr. Octavio Cristancho, “numerosas investigaciones han demostrado que este sistema de anestesia reduce sustancialmente la percepción del dolor y la ansiedad por parte de los pacientes, desterrando así la idea de que el paso por una clínica dental es una experiencia dolorosa”.

Contacta con nosotros

Escoge la clínica a la que quieres realizar tu consulta y nos pondremos en contacto contigo en muy poco tiempo dándote respuesta.


Recuerda que también nos tienes disponibles en nuestros canales habituales en redes sociales o llamando directamente a cada clínica.

financiacion dental

601 442 813

Llama ahora y atenderemos tu consulta al momento

WhatsApp

Si lo prefieres, también te atendemos por Whatsapp

Facebook

Si lo prefieres, también te atendemos por Facebook